Desnutrición: ¿Infancia condenada?

Foto: Archivo web

Venezuela se ha convertido en referencia mundial, pero no precisamente por algo positivo, la desnutrición infantil alcanzó niveles escandalosos. Según el informe presentado por Cáritas, nuestro país registró hasta el mes de abril un 11,4 % de desnutrición infantil, que se evidencia en casos tan graves, que hay infantes que perdieron aproximadamente el 60 % de su peso. Es una crisis, según los parámetros de la Organización Mundial de la Salud.

Por otro lado, la Sociedad de nutrólogos de Venezuela alerto que en el país existe un 20% de desnutrición infantil en hospitales, así lo dijo la doctora Libia Machado, en este caso los más afectados son niños menores de un año.

En agosto del 2016, la historia de Royer Machado, -el pequeño de 18 meses que murió de hambre en el barrio Las Trinitarias, de la Parroquia Francisco Eugenio Bustamante, de  Maracaibo- ocupó los titulares de los medios de comunicación del país y movió las fibras de todos los que pudimos conocer su situación.

Royer vivía con su mamá y sus seis hermanos, su madre es una mujer que no cuenta con el apoyo del padre de su hijo para la manutención. Ella es una humilde señora que se dedica a limpiar casas para llevarle el plato de comida a sus hijos, pero en esa oportunidad la cosa se le puso difícil y fueron tres días los que pasó sin poder ofrecerle nada de comer a su bebé. Le daba agua y lo arropaba con una cobija para que durmiera y no llorará de hambre pero, el sábado 20 de agosto Royer no despertó.

La autopsia reveló que el niño murió por una desnutrición severa, ¿Qué se le puede decir a una mujer que pierde a su hijo por no poder alimentarlo?, que mira a la cara al resto de sus hijos para buscar fuerza y seguir adelante, ¿Cómo hacer para que esa historia no se siga repitiendo en las barriadas humildes y abandonadas?

Las autoridades han resaltado que últimamente los niños que fallecen presentan algún grado de desnutrición, aunque esa no sea la causa de muerte.

Nos estamos enfrentando ante una realidad que afecta a toda la familia y en especial a los más pequeños. Susana Rafalli, nutricionista, experta en seguridad alimentaria y colaboradora de la Fundación Bengoa resaltó que, en Venezuela hay una crisis severa de seguridad alimentaria, que en algunos puntos ya se manifiesta como emergencia nutricional en los grupos de población más vulnerables, como niños, mujeres embarazadas y personas con enfermedades críticas.

Como recomendación, la nutricionista Susana Rafalli dijo que, en el núcleo familiar se debe priorizar la alimentación de los niños menores de dos años, mujeres embarazadas y personas que no puedan alimentarse por sí mismos; aunque eso implique sacrificar el bienestar de otros.

Ante esta realidad, ¿Cómo hacer para garantizar el acceso a los alimentos en las zonas más desasistidas?, ¿Cómo hacer para que una madre que se dedica a limpiar casas para poder dar a comer a sus hijos pueda comprar comida con los 4000 o 5000 bolívares que se gana por día?, ¿Cómo hace?, cuando el costo de un paquete de harina comprada a los “bachaqueros” está entre 5.000 y 6.000, ¿Qué alimentación pueden recibir los más pequeños de la casa?, ¿Cuántas veces al día pueden comer?, de verdad, haga usted el ejercicio, saque cuentas y trate de responder con sinceridad.

Ante un escenario tan raquítico, ¿Qué futuro le espera a Venezuela si seguimos alimentando de la peor manera a los niños?, hay bajo rendimiento escolar, pocas fuerzas para practicar deportes, y pare usted de contar.

Como consecuencia natural a la falta de comida en las casas, se incrementó el índice de ausencia escolar, y por si fuera poco, las mamás optan por dejar dormir hasta tarde a sus hijos para ahorrarse un plato de comida. A los padres les toca comer generalmente una vez al día, afortunados aquellos que pueden comer dos veces al día en los barrios de Venezuela.

¿Acaso están condenados los niños venezolanos a la desnutrición?

En 2017 también aumentó las cifras de niños abandonados en las calles. Hace poco conocí la historia de una maestra que con mucha tristeza contaba como una representante le ofreció que se quedará con su hijo, que lo cuidará como si fuera suyo porque ella no tenía como mantenerlo. Esa madre es un ejemplo de las muchas que hoy no pueden ni costear su alimentación. Apenas, está es solo una historia de las muchas que hay en las calles de Venezuela.

Mientras tanto, cierro el relato y sueño con una Venezuela que no tenga niños en la calle, sueño con un futuro próspero para todas y todos. Espero, ojalá, poder disfrutar cada día de la sonrisa tierna e inocente de los pequeños y poder decir: ellos son el futuro de Venezuela.

Wirmelis Villalobos

08 de junio de 2017

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s