¿Derribaron el helicóptero militar en Amazonas?

Foto: Mario Pérez
Foto: Mario Pérez

Desde el pasado 30 de diciembre de 2016 los 13 tripulantes de la aeronave MI17V5 de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana desaparecieron en la selva amazónica sin dejar rastro.

Por la escasez de información oficial se han generado múltiples historias. Según el Estado venezolano, las labores de búsqueda iniciaron al conocerse la noticia. Según los familiares y autoridades civiles, el operativo de rescate ha sido deficiente.

A casi dos meses de este suceso, la gran pregunta que reina entre los familiares es: ¿Qué pasó con el helicóptero militar?

Diversas hipótesis han surgido sobre la desaparición del aparato y sus tripulantes; todas estas a partir de consultas con expertos, relatos de indígenas en la zona, versiones oficiales, denuncias de los familiares y fuentes periodísticas.

En todas las versiones que existen hasta la fecha, hay una pregunta que nadie ha sido capaz de responder: ¿Dónde están los tripulantes?

El helicóptero ruso de la FANB, según versión oficial, partió desde Puerto Ayacucho (capital de Amazonas) con destino a la Base Aérea La Esmeralda en el municipio Alto Orinoco, con el propósito de relevar en funciones a militares destacados y a quienes les correspondían días de descanso por el año nuevo. La aeronave debía tocar suelo aproximadamente a las 9:00 de la mañana según fuentes periodísticas, pero no fue así. El último contacto se realizó a las 8:10 de la mañana.

Los tripulantes

En la aeronave perteneciente a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana viajaban Griseldo Fernández Rumbo (piloto); capitán Otto Joaquín Alvarado (copiloto), Yerver Mujica (ingeniero de vuelo), el sargento Jhonatan Inojosa (mecánico), el teniente del Ejército Jesús Nieves Marcano, el sargento del Ejército Jeison Romero, y el sargento de la Guardia Nacional Bolivariana Luis Sierra Vera.

Junto a ellos estaban los soldados del Ejército Alejandro Marino y Rodolfo Gómez. Así como una familia indígena de la comunidad La Esmeralda: Raiza Martínez, Humberto Martínez, Stefano Cayupare Martínez y Raibiles Yavinape.

Desde las primeras horas del 31 de diciembre comenzaron a circular diversas hipótesis sobre lo que habría ocurrido con los ocupantes del helicóptero militar.

Después de realizar rastreo periodístico y consultar diversas fuentes se generaron cuatro hipótesis.

¿Accidente?

La larga historia de accidentes aéreos en Amazonas, tanto de la aviación militar como civil, incrementa las probabilidades de que esta haya sido la causa de la desaparición.

La alta nubosidad y otros factores climáticos pudieron haber incidido para que el aparato se precipitara a tierra.

Según el Servicios Autónomo de Recate, el sábado 12 de octubre de 1999 la avioneta Cesna YV745C cayó a tierra producto de fallas en el motor y condiciones climáticas adversas; este caso se recuerda porque dos personas de las ocho que viajaban lograron sobrevivir; un hombre llamado Carlos Arteaga y una niña de 11 años llamada Noris Villareal que tras 16 días caminando en la selva logró ser rescatada. Este avión cubría la ruta Puerto Ayacucho-Manapiare.

Otro caso que respondió a causas accidentales fue el que protagonizó el piloto Rubén Hernández; quien perdió la vida junto a otro tripulante a bordo de la avioneta que cubría la ruta Puerto Ayacucho-Manapiare el 10 de marzo de 2016.

Con estos antecedentes, y ante otros muchos que no se mencionan en el reportaje, la suerte de helicóptero pudiera haber sido la misma, porque los helicópteros rusos han resultado altamente defectuosos según expertos y siniestros anteriores y porque se conoce que las condiciones climáticas no eran las mejores para volar.

El Gobernador del estado Amazonas, Liborio Guarulla, publicó en su cuenta de twitter el pasado 5 de enero que un grupo de indígenas del pueblo Yekuana había localizado la aeronave y todos sus ocupantes estarían vivos.

//platform.twitter.com/widgets.js

//platform.twitter.com/widgets.js

Posteriormente, fuentes militares desestimaron la información y anunciaron que continuarían la búsqueda.

¿Secuestro?

La tesis del secuestro fue reseñada por los diputados Omar González y Franco Casella. Los representantes del parlamento nacional dijeron durante la sesión del 7 de febrero que el helicóptero pudiera estar en manos de la guerrilla.

Durante su derecho de palabra en el parlamento asumieron esta tesis y aseguraron que el Estado estaba entregando la Soberanía Nacional.

En la misma sesión, la primera autoridad civil del estado Amazonas, Liborio Guarulla, denunció negligencia en los operativos.

“En este caso hay negligencia de por medio porque no han dejado que se desplieguen correctamente los bomberos aeronáuticos para que realicen la búsqueda. Se manejan varias hipótesis porque no hay información oficial, incluso hay una teoría de que el helicóptero fue secuestrado por las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia)”.

¿Aterrizaje forzoso?

Otra de las hipótesis que surgieron fue la de un desvío por mal tiempo, fallas mecánicas y aterrizaje forzoso en un lugar no divisible.

El municipio Alto Orinoco es el de mayor extensión territorial, la mayoría de su superficie es selvática; la vegetación es muy diversa y existen árboles de más de 20 metros de altura que generan la sensación de estar sobrevolando una alfombra verde. El suelo no se ve.

La posibilidad de que el piloto (sin experiencia en esta zona) se haya desorientado producto del mal tiempo y alguna falla mecánica es alta. En el lugar se encuentra el Parque Nacional Yapacana, en el que se elevan grandes cerros como el Duida-Marawaca.

Foto: Archivo web
Foto: Archivo web

Esta teoría no ha sido confirmada ni desmentida por ninguna autoridad civil o militar.

¿Ataque armado?

Desde hace más de 30 años son reiteradas las denuncias sobre presencia de grupos guerrilleros, paramilitares y de contrabandistas en territorio amazonense. El Gobernador de la entidad, Liborio Guarulla, ha denunciado que producto del desplazamiento guerrillero en Colombia, grupos armados como el Ejército de Liberación Nacional y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, estarían adentrados en municipios como Atabapo, Maroa, Río Negro y Alto Orinoco, sin que el ejército haga mayores esfuerzos por expulsarlos.

Igualmente, el Alto Orinoco es un territorio profundamente intervenido por grupos mineros al margen de la ley. En 1993 se produjo la masacre de Haximu; 12 indígenas del pueblo fueron asesinados por los llamados “garimpeiros” que extraían oro de manera ilegal en territorio venezolano.

La teoría sobre un posible ataque de estos grupos al helicóptero de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana fue narrada por una fuente militar a casi dos meses del suceso.

Según este uniformado, cuya identidad no es revelada por razones de seguridad, el MI17V5 fue atacado y derribado cuando volaba un área ocupada por mafias del combustible y el oro.

La razón de este ataque sería que, además de trasladar personal, el helicóptero también transportaba armamento y municiones para dotar al personal en la base aérea de La Esmeralda. Según la fuente, los contrabandistas fueron “dateados” y la mañana del 30 de diciembre abrieron fuego contra la aeronave para hacerse de la artillería.

Posterior al ataque, según este funcionario de las FANB, los ocupantes habrían sido desaparecidos por atacantes y el aparato ocultado bajo vegetación.

Las autoridades nacionales en materia militar ya estarían al tanto de esta hipótesis.

Acceso a la información

Desde tempranas horas de la tarde del 31 de diciembre de 2016 se comenzó a cuestionar la forma en que se guardaba la información sobre el helicóptero desaparecido.

Los medios de comunicación publicaron muchos mensajes y conjeturas de comentarios hechos por militares, familiares y habitantes del Alto Orinoco.

Las autoridades militares, pese a confirmar el hecho, no se ofrecieron más detalles sobre los operativos de salvamento y rescate.

El Ministro de la Defensa, Vladimir Padrino, emitió un comunicado el 2 de enero en el que confirmaba la desaparición del helicóptero MI17V5 que pertenece al destacamento “Florencio Jiménez” de la población de Cocorote en el estado Yaracuy.

“…Cumplía una misión de relevo de personal militar en la estación de desarrollo endógeno ‘Coyoguaiteri’ y la base de seguridad territorial “Cerro Delgado Chalbauld”. Su última localización fue en las coordenadas 04 59 46n – 06 73 00w, azimut 170, a 37 millas náuticas al sur de Puerto Ayacucho, estado Amazonas, desde donde había despegado  el 30 diciembre a las 7:45 horas con rumbo a La Esmeralda.” (Extracto del comunicado emitido por la Fuerza Armada Nacional Bolivariana)

Por otra parte, el ministro de Comunicaciones, Ernesto Villegas, desmintió vía twitter el hallazgo de la avioneta y aseguró que continuaba la búsqueda de los desaparecidos.

//platform.twitter.com/widgets.js

//platform.twitter.com/widgets.js

//platform.twitter.com/widgets.js

“No es tiempo de ligereza para medios y políticos. Venezuela unida en la oración y respeto por la vida”.

Entre tanto, el presidente Nicolás Maduro también habló del suceso sin ofrecer mayores detalles del proceso de salvamento y rescate.

Su último pronunciamiento fue el 14 de enero y ese día aseguró: “Se han invertido 380 horas de vuelo y muchos de ellos en base a un gran riesgo”.

A mes y medio del evento, los familiares y medios de comunicación reclaman información oportuna sobre las labores de rescate.

Atención a los familiares

Todos los ocupantes militares del helicóptero desaparecido el 30 de diciembre no son residentes del estado Amazonas. Sus familias han denunciado que la institución militar no ha prestado todos los apoyos necesarios para que puedan estar pendientes del desarrollo del operativo de salvamento.

“Pedimos ayuda a expertos, las ONG o fundaciones que tengan tecnologías de búsqueda para unir esfuerzos con las Fuerzas Armadas, son necesarias”, dijo Indira Robledo Fernández, prima hermana del capitán Griseldo Fernández Rumbos, de 34 años, quien pilotaba la aeronave.

Por otra parte, Milagros Sanoja, madre de Alejandro Mariño, otro de los militares que viajaba en la aeronave, acudió a la sede de la Defensoría del Pueblo en Caracas porque sustrajeron 5.000 bolívares de la cuenta de su hijo con la tarjeta de débito que llevaba consigo cuando desapareció.

El pasado 8 de febrero, una representación de los familiares acudió al Ministerio Público junto a diputados de la Asamblea Nacional para exigir a la Fiscal General que inicie una investigación para determinar responsabilidades por la desaparición del helicóptero y las “irregularidades” en el proceso de rescate.

Actualmente, familiares viven en una carpa en las afueras de la Base Aérea de Puerto Ayacucho esperando noticias sobre sus seres queridos.

¿Otro accidente para el olvido? 

El 24 de diciembre del año 2007, también en Puerto Ayacucho desapareció la avioneta Cesna YV2197 con 7 personas a bordo. Casi 10 años después no hay explicación alguna sobre el hecho.

En aquella oportunidad, el piloto civil Adolfo Menéndez despegó del aeropuerto Cacique Aramare de Puerto Ayacucho rumbo a San Juan de Manapiare, a la una de la tarde. El vuelo nunca completó la ruta.

En aquella avioneta que cumplía labores de “aerotaxi” viajaban Juan Ramón Mariño Blanco de 28 años, Albertina Rodríguez Pérez, Yonaida Rodríguez Rosalinda Pérez y los niños Anirson Rodríguez de 7 años junto a su hermano Juan Rodríguez de 4 años.

Las labores de búsqueda en aquella oportunidad iniciaron el mismo día de navidad; estuvieron a cargo del grupo de Salvamento y Rescate, compañeros pilotos en aeronaves privadas y la Fuerza Armada.

Hasta el día de hoy no se sabe nada; el aparato no fue hallado y los tripulantes tampoco.

Con estos datos de historia reciente, ¿Ocurrirá lo mismo con los ocupantes del helicóptero de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana?, ¿El silencio de las autoridades se mantendrá por una década?

La incertidumbre reina en el seno de las familias y el país, no hay información oficial actualizada y las denuncias sobre irregularidades cada vez aumentan más.

Según el Gobernador de Amazonas, Liborio Guarulla aseguró que los nuevos helicópteros rusos de la Fuerza Armada no cuentan con el sistema de “radioayuda” para su localización en caso de accidentes. Denunció ante la Asamblea Nacional que el sistema de radares está desmantelado.

Ante estos hechos, ¿Realmente el Estado venezolano cuenta con la tecnología adecuada para garantizar la seguridad de los que viajan en la ruta de la selva?, ¿Es necesaria la cooperación de otras instancias además de la FANB para el operativo de rescate?

¿Dónde está el helicóptero MI17V5?, ¿Quién responde por los familiares de los militares y civiles?, ¿Hay alguien que de verdad esté buscando a los 13 venezolanos desaparecidos en la selva?

Héctor Ignacio Escandell Marcano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s