¡Taca, taca, taca, taca…!

Foto: Archivo web
Foto: Archivo web

En algún lugar leí que cuando una cacerola suena es porque el hambre arrecia. La Europa del siglo xx parece que así lo determinó.

No soy ni pretendo ser historiador, solo me llamó poderosamente la atención el por qué la gente protesta golpeando perolas viejas.

Efectivamente, a las ocho de la noche el 1S la gente sacó un perol y comenzó el taca, taca…

El dos y el tres también se repitió la escena. ¿Qué hay detrás de cada cacerolazo?, ¿Cuál será la traducción de semejante acto desesperado?

¿Más bulla que la cabuya?

Afortunadamente el 1S fue eso, más bulla que la cabuya. Digo afortunadamente porque la otra opción era un capítulo más de sangre y luto.

Aunque el escenario violento que muchos deseaban no se dio, la gente salió y de que manera.

Tal y como lo escribí en “¿Toma de Caracas? Cuidao con un vaina”, la MUD sigue su proceso de rehabilitación de manera correcta. Lo volvió a demostrar.

El que si parece estar malito es el Presidente. ¿Villa Rosa?, después del 1S hasta en Macondo creo que lo recibirán así. Así no se puede reaccionar seňor Presidente. Así no.

Ojalá que después de las dos últimas eventos de expresión política comience un proceso de reflexión sincero.

Al país le urge una rectificación de todo. No es hora de “errores comunicacionales”, ni de buscar cabecillas paramilitares en el parlamento.

Las últimas detenciones no van a parar la inflación, la inseguridad y el hambre que sigue como caiman en boca e’ caňo.

A pesar de la guerra de videos y fotos aéreas, el primer día de septiembre quedó demostrado que hay mucha gente molesta con la ineficiencia.

Me equivoqué, ¡los radicales siguen marcando pauta!

En los últimos días la polarización volvió con fuerza a la venezuela política; los radicales volvieron a “jalar pa su lao” y como por inercia, las masas los siguieron.

Los próximos días serán según las promesas, verdaderos circuitos de montaňa rusa. Más marchas y procesos judiciales contra la Asamblea Nacional.

¿Quién tiene la guinda de este pastel? O mejor dicho, ¿Cuánto más se va a hornear esta torta?

Ya el país no tiene más válvulas de escape a la vista. El Revocatorio sería la solución más salomónica y pacífica a un modelo que día a día demuestra que no da pa’ más.

De la Toma de Carcas hay que sacar aprendizajes, ¿Pa’ dónde va este país? ¿Cuánto más aguantan los chamos sin comida y sin medicinas?, ¿Cuánta más impunidad aguanta una familia que llora a un hijo?

Dentro de unos cuantos aňos estos capítulos se van a estudiar en las escuelas y que lindo sería que el final sea de paz y democracia.

Por ahora, el taca, taca, taca, taca… Parece ser la única alternativa segura anti-Sebin. Lástima que con cada cacerolazo se pierda contundencia, se pierda el eco y la palabra.

Lo más terrible es pensar que con cada cacerola que suena el pasado asoma su nariz en Miraflores.

¿Tan poco es lo que merecemos?, lo peor de esta última presidencia es que el no volverán se ratificó como un eslogan y se trabaja sin descanso para que eso no ocurra.

PD: Tanta vaina con los paramilitres y los gringos y Villa Rosa os puso a correr.

Héctor Ignacio Escandell Marcano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s