Mami, ¿Qué es pichar?

Carrito-por-puesto-300x225
Foto: Radio Fe y Alegría Noticias | Transporte público de Maracaibo

A las 7:10 de la noche de este sábado, estaba yo en la calle 100 del centro de Maracaibo, mejor conocida como Avenida Libertador.

Sufría como de costumbre la más estresante espera por el bendito transporte público para poder volver a casa.

Tratando de controlar la angustia ante la posibilidad de que me atracaran, observaba con sospecha mi alrededor.

Había solo dos postes con luz a largo de unas 5 ó 6 cuadras, en uno y otro sentido de la calle. Habían cerros de basura que alcanzaban metro y medio de altura y cubrían unos 4 metros cuadrados de acera ubicados cada 4 ó 5 metros, estaban justo en cada cruce peatonal de la Libertador.

Vi como circulaban chirrincheras, buses, microbuses, camioneticas sin puertas, rancheras sin parabrisas, bans, carritos sin luces o con luces, taxis piratas, busetas improvisadas en lo que eran antes camiones, trencitos y más. Cada uno con su propia ruta y su propia tarifa.

Vi gente angustiada como yo y en la misma espera. Mujeres, hombres, viejos y jóvenes, todos estabamos sobreavisados del arrebato de carteras que tenía lugar a diestra y siniestra unas cuadras más allá.

Avanzaba el reloj, tras quince minutos que parecieron horas pasó un carrito de Haticos, “este es el mío” me dije a mi misma, casi lo paro con mi humanidad.

En tres segundos estaba adentro y sentía que podía volver a respirar.

Vi a mi alrededor y solo venía un pasajero, un hombre de aproximadsmente 30 años. Otra vez sentí como corría la adrenalina en mi cuerpo. No es normal que haya tanto puesto disponible.

Tras 10 segundos de silencio me habló el chofer: “no voy pa’ Haticos, voy a hacer una carrerita a Altos de la Vanega”. Al tiempo que me sugirió bajar del carro o pasear con él.

Tardé 5 segundos más en recordar que a mi hermanita, no tan nita, el recién pasado jueves a las 5:55 de la mañana la atracaron mientras bajaba las 4 ó 5 cuadras que separan mi casa ubicada en Haticos por arriba, de Haticos por abajo.

Recorrido que hace precisamente para ampliar sus opciones de transporte.

Entonces, preferí no pasear con dos hombres que no conozco y me bajé de aquel viejo Malibú Clásico.

Terminé 1 cuadra más adentro del centro, en lo oscuro, volví lo más rápido que pude a donde había luz.

Miré el reloj y ya eran las 7:27 de la noche. Decidí que era momento de salir de ahí como fuera, y opté por pagar los 100 bolos que me pidió el chofer de otra ruta distinta a la que me servía para llegar a mi casa. Abordé un carrito de Pomona con tal de que me sacara del oscuro centro.

Me quedé en el antiguo cine Lido, a varias cuadras fuera del casco central. El mismo lugar al que muchos días llego a pie tras 20 minutos de recorrido desde la radio en búsqueda de transporte.

Ahí proseguí mi espera.

Ahí, había una veintena de personas, más competencia de la que parecía tener en el centro, que esperaba lo mismo que yo, un puesto en un carrito.

Pasados unos 45 minutos más, pasó uno, el mismo que ya me había dicho antes en el centro “no voy pa’ los Haticos”

Entonces él me reconoció en esta segunda parada en la vía. Ya había hecho la carrerita.

Mientras los 20 que esperábamos un puesto saltábamos sobre el carro, la señora que le acompañaba no permitía que abrieran la puerta delantera gritando que ahí iba yo y me señalaba.

Simultáneamente, 3 mujeres y una niña de unos 7 años se empujaban entre sí hasta intentando entrar en la parte de atrás, y lo consiguieron. Donde, por cierto, ya venía una muchacha de unos 20 ó 21 años, a quien vieron después que se montaron.

Así arrancamos. El chofer, la señora y yo adelante y las otras 3 señoras, la niña y la muchacha atrás.

“Viste, al final te viniste conmigo”, me dijo el chofer. “Y paré porque te reconocí, porque ya me voy pa’ mi casa, ya a esta hora no se puede andar”, agregó.

Avanzadas unas cuadras una de las mujeres preguntó, “cuánto es el pasaje señor?” y él respondió: “barato, 40 bolivitas”, y advirtió “hasta el úuuultimo!. Desde el primero cobro 100″. A lo que otra respondió: “majinate, ahorita sube torydo, y qué vamos a hacer?, con esta oscurana y esta escasez de carros tenemos que pagar lo que sea porque si nos vamos a pie nos joden por ahí”.

Seguidamente preguntó la otra: “y qué le parece el aumento de gasolina?, cuánto pagó hoy?”. “Jajaja” se hechó a reír el chofer y dijo “ve que todavía no salgo del shock. Yo gastaba 6 bolívares y le dejaba 14 al bombero, esta mañana pagué 420 y en la tarde 180 más pa’ completar el tanque, y por supuesto al bombero no le dejé nada esta vez”.

Continuó el recorrido en silencio. Se bajó la muchacha y luego más adelante una de las señoras.

Al pasar por el Mercado de Corito, algo llamó la atención de la niña quien en consecuencia preguntó: mami qué es pichar? .

La madre que venía abrazada a un paquete de 12 rollos de papel sanitario que todos envidiábamos respondió: “pichón es cuando un animal está chiquito”, la niña replicó: “pichón no mami, pichar”.

La señora tomó aire y exclamó “ah pichar!… eso es cuando alguien como la vecina picha a alguien para que lo roben, osea, dice que tiene algo que vale para que vengan y se lo roben”.

La niña guardó silencio, y prosiguió la señora su explicación: “como cuando a tu tío lo atracaron dos veces, te acordáis?. Que buscamos al amigo mío PTJ y nos metimos a la fuerza en la casa de la vecina y conseguimos todos los robos”…

El chofer y yo nos miramos, y me dijo “no era más fácil y mejor hablar de béisbol?”. “Exactamente lo mismo estoy pensando yo”, le dije, mientras recordaba a mi sobrino de 3 años que hoy le preguntaba a mi hermana dónde estaba su teléfono, sí ese mismo, el que le habían robado hacía dos días a fuerza de insultos, empujones y amenazas de pegarle un tiro si no soltaba la cartera.

Ya no quise oír más, le subí volumen a mi radiecito de pila para terminar de llegar a casa a descansar.

Nuestros dramas siguen esperando solución, y eso pasa porque terminemos de tomar una decisión POLÍTICA: o dialogamos o nos matamos. Qué vamos a hacer?

Iraní Acosta | @iracosvi

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s