Le quitaron la luz, no la palabra

En Venezuela se viven días de hambre, duros días de escasez y desesperación. Esta semana otra ciudad se encontró con el fantasma del hambre.

El martes, angustiados y queriendo comprender preguntamos a una especialista si la situación es de crisis, hambruna o simple escasez.

La doctora Susana Rafalli, nutricionista experta en seguridad alimentaria y colaboradora de la Fundación Bengoa, le declaró a Radio Fe y Alegría Caracas que en el país lo que hay es una fuerte crisis de seguridad alimentaria. El término “hambruna no cabe”.

Pero esta fuerte crisis de desabastecimiento está dejando historias muy lamentables; hospitales con niños desnutridos y caldos de cultivo para que las comunidades salgan a la calle a llevarse lo que encuentran a su paso, tal y como ocurrió en Maracaibo, Cumaná y ahora en Tucupita.

Más allá de cualquier categoría, lo cierto es que la comida no está llegando a la barriga de la gente. Lo cierto es que cada día cuesta más conseguir algo para echarle al saco.

El Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros publicó una cifra increíble el jueves. La canasta básica familiar cuesta 303.615,59 bolívares, ¿Quién carrizo puede pagar esto?

Para que tengamos una idea, en una casa de 5 personas, tendría que haber un ingreso mensual superior a los 15 salarios mínimos, ¿En cuántas familias pasa esto?

Insisto, más allá de cualquier categoría, la cosa está dura, muy dura. Todos los días de la semana hubo al menos una protesta por comida, todos los días de esta semana alguien reclamó por hambre.

El punto máximo de esta semana lo vivimos el jueves, 18 calles se trancaron en Tucupita, 7 negocios fueron saqueados y más de 150 personas están presas.

Ante esta situación, Radio Fe y Alegría hizo lo que tenía que hacer, lo que sus reporteros saben hacer y lo que cualquier medio comprometido con las comunidades haría. INFORMAR.

Informar lo que pasaba puso brava a la Gobernadora de Delta Amacuro Lizeta Hernández, dijo un funcionario de la Gobernación cuando le preguntaron qué pasaba.

A Radio Fe y Alegría Tucupita 92.1 Fm le cortaron la luz, en su sede los bombillos se apagaron y los micrófonos dejaron de amplificar la voz de la población.

¿Qué pasó?

La respuesta no tardó en llegar y en menos de 8 horas ya se sabía que el corte no fue fortuito, se sabía que fue a propósito; como cuando un malandro mira a su víctima y con determinación lo persigue y lo atraca. Fue así.

¿Quién fue?

Esta pregunta se respondió al poco tiempo. Un funcionario de la Corporación Eléctrica Nacional dijo que fue por orden de la gobernación.

Un día después, la gobernadora le dijo al director de la radio que fue una orden nacional. Pero, ¿por qué?

24 horas después, ya la radio tenía luz y la gran pregunta del ¿Por qué? No pudo ser respondida por nadie, aunque todos saben que fue por informar y acompañar a la gente en el viacrucis de la escasez.

Lo cierto. Lo cierto es que mientras no hubo luz en la radio, sus reporteros siguieron informando; al mejor estilo de una zona de conflicto. Desde la clandestinidad… así como lo lee.

¡Qué locura! Semana del periodista con censura incluida en la celebración.

A la radio de Tucupita le podrán quitar la luz, pero nunca la palabra. Lo que no saben es que detrás de esa señal hay una red. Hay 28 radios más que transmitirán y acompañarán.

En las últimas 24 horas he vuelto a sentir la radio que camina, la que padece y es parte de su pueblo. A la distancia los sentí cerquita y me sentí con el pecho inflao por ser parte de ustedes.
Esta semana, la radio de Tucupita le recordó al periodismo dónde está la clave.

Al cierre, siempre al cierre

Este viernes lo cierro con alegría, con la satisfacción del deber cumplido y el compromiso asumido una vez más.

Caracas, Caracas cada viernes se está pareciendo a Macondo; con sus calles solas después de las seis, sin comida y con la ilusión de volver a ver una carpa de circo que le alegre la vida.

Sin música, cerramos sin música para poder escuchar los sapitos que anuncian la lluvia…

PD: Se acabó la administración de carga. Sapitos, sigan… no paren para que el Guiri no se vuelva a vaciar.

HIEM

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s