Batalla por la dignidad

Esta semana fue de esas que parecen no terminar nunca. Fue la semana de los 10 mil bolívares mensuales que gana un maestro en Fe y Alegría, también la del 1%, la de los cauchos de las canchas de bolas criollas; la semana de los 24 jóvenes que se van a diario de las universidades y la del mal chiste en la OEA.

Esta semana se cumplieron 100 días desde que se firmó la contratación colectiva del magisterio y todavía los maestros de escuelas católicas no han recibido un centavo. “Un Director con 17 años de servicio gana 14 mil bolívares”, esta noticia tan dura me la contó el profesor Rafael Peña, él dirige la escuela técnica San José obrero de Antímano en Caracas.

Cuándo le pregunté por los sueldos de los maestros que apenas comienzan me dijo: un docente recién graduado puede ganar casi 10 mil bolívares. ¿Cómo vive alguien así?, fue lo primero que se me vino a la cabeza.

El profesor, sin que le preguntara me dijo: muriendo de hambre, sin plata pal pasaje y negando a nuestros hijos todo. No tenemos ni para comer.

A mitad semana, aunque los focos estaban puestos en el CNE y el revocatorio, miramos a los universitarios y pegamos el grito al cielo cuando escuchamos las historias.

El Presidente del Sindicato de trabajadores de la Universidad Central de Venezuela, Eduardo Sánchez dijo que no hay ningún tipo de diálogo con el Ministro de Educación, que la cláusula de contingencia no ha sido aplicada y más de 27 mil jubilados no tienen pensión del seguro social. No pensionan a nadie desde que estaba Chávez, dijo.

También hablamos con El Secretario de asuntos Académicos de la Asociación de Profesores Universitarios de la Universidad Central de Venezuela José Alfonso, su relato no deja de sorprenderme. 1232 profesores se fueron del país desde el 2009; una cifra escandalosa. ¿La Causa?, ni para pagar pasaje les daba el sueldo.

Otro noticia que alarmó fue esta: Héctor, en la UCV el promedio de muchachos que piden papeles para retirarse es de 24 a la semana. Son jóvenes que no vuelven.
No había llegado al miércoles y cosa seguía.
Quedé con la boca abierta cuando Pedro Jiménez, Presidente del Bloque de Transporte del Suroeste de Caracas le relató a José Blanco que los transportistas están usando cauchos que compran en las canchas de bolas criollas para no parar las unidades.
Así como lo oyes, dijo el dirigente sindical. Hay canchas de bolas criollas que tienen cauchos más o menos buenos y esos se mandan a reparar.
¡No te lo puedo creer Pedro!, Aunque esto parezca un chiste, no lo es.
Llegó el jueves y el mundo entero nos miraba con morbo. ¿Le aplicarán la carta democrática a Venezuela?

Ante esa pregunta tan poderosa, todos miraban la televisión internacional; porque aquí casi nadie transmitió. Almagro presentó su informe; un relato subjetivo muy cercano a la realidad para muchos y muy alejado para otros.

Tortura, hambruna, desahucios y dictadura. Palabras durísimas para caracterizar a un país que recibió mucho dinero en el “bum” petrolero de inicios de siglo.

Por supuesto, este informe fue rechazado por los representantes de Venezuela. La Canciller Delcy Rodríguez lo calificó de “adefesio político, jurídico e ideológico”. No esperaba menos.

Cada quien juzgó, interpretó y se preguntó; aunque debió ser al contrario. Lo cierto es que la tela no se terminó de cortar y la cosa diplomática seguirá.

¡“Viernes, que lindo el viernes”!, decía un amigo mío hace tiempo cuándo narraba contacto Sur. De paso feriado.

Este viernes escuché a la rectora del Consejo Nacional Electoral Socorro Hernández y sus palabras fueron, no sé, creo que solo fueron. Ya nada me sorprende.

Pensé que diría: Para garantizar la participación política de los venezolanos, las mesas de validación se quedarán abiertas hasta que pase el último.

Tan equivocado estaba, que la rectora del CNE dijo todo lo contrario pero con palabras bonitas, hasta calculó el tiempo que se tarda cada persona y dijo cuántas firmas iban a validar hasta las 4 de la tarde.

También dijo que la validación era un procedimiento administrativo, por eso el horario. ¿Revocar o pedir un revocatorio no es un hecho político?

Bueno, la semana no termina pero esta crónica sí está por terminar.

Por cierto, también hubo cosas buenas.

A Javier Barrios lo llamó la señora Andrea desde Apure mientras hacía el A Fondo de cierre de semana.

Le contó que en el sector El Limoncito el Clap funciona bien y esta semana lograron entregar 670 bolsas sin discriminar a nadie.

También, la Asociación Venezolana de Educación Católica terminó la su asamblea y la profesora Trina Carmona será nuevamente presidenta.

Sin duda, terminamos la semana con el pecho inflao, recordando el 24 de junio de 1821.

Ojalá nos pudiéramos inspirar así como lo hicieron aquellos soldados para dar un pasito más a la libertad.

¿Cuándo llegará la nueva batalla de Carabobo?, ¿Cuándo será el día en que libraremos la batalla por la dignidad?

Ojalá llegué antes que la noche.

Yo pongo Buena Fe y escucho.

…”Aunque sigan labrando el camino a la gente, con tecnologías, seguiremos llorando… como el neanderthal”…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s