¿Quién dijo que todo está perdido?

Estaba al aire en la emisión del viernes y Fernando Pereira era el entrevistado. Una estocada al ánimo fue escuchar sus palabras cuando dijo: Héctor, la Secretaría de Educación del estado Miranda está considerando pedir al Gobierno Nacional que durante las vacaciones se mantengan abiertos los comedores escolares.

Ante esta frase y sin preguntar, ya presumía el remate.

Fernando Pereira me dio la estocada final: Según una encuesta hecha por los encargados de la educación en Miranda a 2 mil niños, la mayoría dijo que solo está comiendo lo que le dan en la escuela.

Para los que me leen por aquí, Fernando es el representante de Cecodap; una organización no gubernamental que exige el cumplimiento de los derechos de los niños, niñas y adolescentes desde hace más de 20 años.

Les puedo contar que la semana no venía bien, el jueves, Leonardo Rodríguez me confirmó un dato escalofriante. Más de 5 mil infantes de las casas hogares del país no tienen garantizada la alimentación y las medicinas.

Leonardo, para los que no sepan, es el Coordinador de las Casas Don Bosco. Una red que recibe a los niños que asignan los tribunales cuando se quedan sin familia.

En la charla con Leonardo me enteré que existen más de 200 casas hogares en el país de diversas organizaciones y también me enteré que los organizadores de los CLAP les informaron que por ser muchos, no calificaban para recibir alimentos.

Aunque apenas he relatado el jueves y el viernes, Claro y Raspao puedo decir que fue una semana difícil, tan difícil como entender que los hospitales de Caracas tienen la hemoglobina por el piso.

Esta semana presentamos un reportaje sobre la salud en la capital. Visitamos 5 hospitales grandes y más grandes fueron los datos confirmados. En todos hay una corrupción desmedida, no hay alimentos para pacientes, no hay medicinas e insumos para los niños con cáncer.

El recorrido fue tan revelador, que nuestro compañero José Blanco constató que en el clínico de la UCV funciona un solo ascensor; en ese montan basura, cadáveres, alimentos, pacientes y quien sabe que otra cosa.

Esta semana fue difícil, complicada… muy dura.

¿Hubo algo bueno?

Sí, siempre hay algo bueno. Los diáconos del Don Bosco van a rezar un rosario por la paz del país este sábado en Altamira, eso me lo dijo Marcos Trejo.

También Luisa Pernalete me contó que un grupo de jóvenes con discapacidad están metiendo el pecho a la crisis con iniciativas muy poderosas.

Esta semana la cierro con sabor a Sosa, escuchando a Fito… No queda de otra. ¿Quién dijo que todo está perdido?

Yo vengo a ofrecer mi corazón.

HIEM

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s